Un a380 de 500 toneladas aterrizando con viento cruzado