Porque ni el almacenamiento ni la capacidad de transferencia son nunca suficientes