La dura lucha contra el isomorfismo